¿Qué son los glúcidos? Características químicas y clasificación

Los glúcidos son biomoléculas orgánicas constituidas fundamentalmente por átomos de carbono, oxígeno e hidrógeno. Químicamente son polialcoholes que poseen un grupo carbonilo (aldehído o cetona). Es decir, que podemos definirlos como polihidroxialdehídos o polihidroxicetonas:

glucidos-grupos-funcionales

Esta manera de representar las moléculas en el plano se denomina proyección de Fischer y resulta de proyectar en el plano las estructuras tetraédricas de los átomos de carbono, de manera que al dibujarlas los enlaces formen ángulos rectos. El grupo funcional principal se sitúa en la parte superior y los grupos hidroxilo a la derecha o izquierda, según el caso.

El grupo carbonilo se caracteriza por su poder reductor, es decir, por su capacidad de oxidarse a ácido carboxílico. Que un glúcido conserve libre este grupo determinará su capacidad para actuar como reductor, hecho que se puede comprobar mediante la reacción de Fehling.

Los glúcidos más simples se denominan osas o monosacáridos. La unión de estos monómeros da lugar a moléculas más complejas llamadas ósidos que pueden contener un número variable de osas e incluso asociarse a otras moléculas diferentes, como lípidos o proteínas.

Clasificación de los glúcidos

Clasificacion-glucidos

La síntesis del amoniaco: el proceso Haber-Bosch

sintesis-amoniaco

Reaccion-sintesis-amoniaco

A pesar de su aparente sencillez, la reacción de obtención de amoniaco no transcurre con facilidad. El nitrógeno es el gas más abundante de la atmósfera, alcanzando un porcentaje de casi el 80 %, pero no son habituales sus compuestos en la corteza terrestre. La reactividad del nitrógeno es mínima pero la de sus compuestos tiene gran importancia biológica e industrial.

No fue hasta 1908 cuando el químico alemán Fritz Haber ideó el proceso de síntesis de amoniaco a partir de sus elementos, por el que obtuvo el premio Nobel de Química en 1918. El ingeniero alemán Carl Bosch desarrolló y diseñó el proceso industrial, lo cual también le llevó a obtener el premio Nobel de Química en el año 1931. Este método permitió emplear gas amoniaco en la fabricación de abonos artificiales, que tanta influencia habrían de tener en el desarrollo de la agricultura en todo el mundo. Las condiciones en las que se produce esta síntesis se describen a continuación:

  • Altas presiones, superiores a 300 atmósferas
  • Elevadas temperaturas, entre 400 y 500 ºC
  • Uso de catalizadores férricos u óxidos de aluminio

El nitrógeno se suministra en grandes cantidades, y se obtiene por destilación fraccionada del aire licuado. El hidrógeno se obtiene haciendo reaccionar vapor de agua con metano. En estas condiciones, alrededor del 30 % de los reactivos se transforman en amoniaco. Los gases calientes de la cámara de reacción se enfrían para licuar y retirar el amoniaco. De esta manera, se separan el nitrógeno y el hidrógeno que no han reaccionado y se reciclan.

Si observamos la reacción química, deducimos que, efectivamente, un exceso de reactivo, la retirada continua de producto y un aumento de la presión conduce a una mayor producción de amoniaco. Sin embargo, se trata de una reacción exotérmica, por lo que las temperaturas altas favorecen el proceso inverso, de disociación del amoniaco. Aunque las temperaturas elevadas no favorecen la obtención de amoniaco, su uso se justifica por el considerable aumento de la velocidad que provocan (junto con el uso de catalizadores adecuados). Se enfrentan los factores termodinámicos a los cinéticos, y éstos últimos son los que determinan la viabilidad del proceso.

Ejercicios: Cociente de reacción y principio de Le Chatelier

Ejercicio 1

Cociente-reaccion-problemas-equilibrio

Ejercicio 2

Le-Chatelier-equilibrio-problema

Ejercicio 3

Le-Chatelier-Ejercicio-resuelto

Ejercicio 4

La síntesis del amoniaco es un ejemplo clásico de aplicación del principio de Le Chatelier. Compara estos resultados con las condiciones en las que este compuesto se sintetiza en la industria (proceso de Haber-Bosch).

Le-Chatelier-Ejercicio-Sintesis-Amoniaco

El cociente de reacción y el principio de Le Chatelier

El cociente de reacción: Q

¿Cómo podemos saber si una reacción química se encuentra en un determinado momento en equilibrio? Y si no lo está, ¿hacia donde evolucionará para alcanzarlo? Para resolver estas cuestiones, vamos a introducir el concepto de cociente de reacción:

cociente-reaccion-equilibrio-quimico

La expresión es completamente análoga a la de la constante de equilibrio, pero su uso se extiende a cualquier instante de la reacción. En una situación en la que tengamos una mezcla de especies, el cálculo del cociente de reacción nos determinará si se encuentra en equilibrio y si, por el contrario, no lo está, nos permitirá deducir en qué sentido evolucionará para alcanzarlo:

  • En el caso particular en el que Q coincida con la constante, nos encontraremos en situación de equilibrio
  • Si Q tiene un valor inferior al de la constante, el sistema no está en equilibrio y se desplazará hacia la derecha, en el sentido directo de la reacción. De este modo se aumentarán las concentraciones de productos (al aumentar el numerador del cociente), con la consiguiente disminución en las concentraciones de reactivos (al disminuir el denominador). Ambos hechos resultan en un aumento progresivo del cociente de reacción hasta alcanzar el valor de la constante de equilibrio.
  • Si Q tiene un valor superior al de la constante, el sistema tampoco está en equilibrio y se desplazará hacia la izquierda, en el sentido inverso de la reacción. Así conseguiremos aumentar las concentraciones de reactivos (en el denominador) y disminuir las de productos (en el numerador), de modo que el cociente de reacción irá disminuyendo progresivamente hasta alcanzar el valor de la constante de equilibrio.

En resumen:

Cociente-reaccion-equilibrio-evolucion

El principio de Le Chatelier

Una reacción alcanza el equilibrio en unas determinadas condiciones de presión y temperatura y para unas concentraciones de las especies que intervienen que dependen de la correspondiente constante de equilibrio. Pero ¿qué ocurrirá si modificamos estas variables? Evidentemente, el equilibrio se verá alterado y la evolución que tendrá lugar en el sistema se puede predecir de una manera muy intuitiva a partir del principio de Le Chatelier:

Cuando se produce una perturbación que altera el equilibrio de un sistema, éste evolucionará de tal manera que contrarreste, dentro de lo posible, dicha perturbación. 

Teniendo en cuenta este principio, vamos a analizar y justificar cómo afectarán al equilibrio las siguientes modificaciones:

Cambio en las concentraciones:

  • Si aumentamos la concentración de reactivos: el sistema tiende a consumir este exceso por lo que se desplazará hacia la derecha (sentido directo)
  • Si aumentamos la concentración de productos: el sistema tiende a consumirlos y se desplazará hacia la izquierda (sentido inverso)
  • Si disminuimos la concentración de reactivos: el sistema tenderá a producir más reactivo, es decir, se desplazará la izquierda (sentido inverso)
  • Si disminuimos la concentración de producto: al retirar producto el sistema tenderá a producir más, desplazándose hacia la derecha (sentido directo)

Este razonamiento se puede justificar mediante el cociente de reacción:

Le-chatelier-concentraciones

Cambios en la presión o el volumen:

La presión interna de un recipiente cerrado que contiene una mezcla gaseosa es proporcional al número de moles gaseosos presentes. Según esto:

  • Si aumentamos la presión del sistema, éste se desplazará en el sentido en el que la reacción forme un menor número de moles (al disminuir los moles presentes, la presión disminuirá y se compensará el efecto de la perturbación)
  • Si por el contrario disminuimos la presión, el sistema se desplazará en el sentido en el que se formen más moles gaseosos (un mayor número de moles provocará un aumento de la presión que contrarresta la perturbación)

Una manera sencilla de modificar la presión es disponer de un recipiente cerrado que disponga de un émbolo móvil:

Boyle

Evidentemente, la variación del volumen está asociada a un cambio en la presión del sistema:

  • Una disminución del volumen (compresión) supone un aumento de la presión: el equilibrio se desplaza hacia donde menos moles gaseosos se produzcan
  • Un aumento del volumen (expansión) conlleva una disminución de la presión: el equilibrio se desplaza hacia donde se produzca un mayor número de moles gaseosos

Este hecho se puede justificar también a partir del cociente de reacción, ya que las concentraciones se expresan en función del volumen:

Chatelier-cambios-presion-volumen

Pero no pensemos que para modificar la presión siempre necesitamos modificar el volumen. En un equilibrio en el que intervienen gases, podemos aumentar la presión interna introduciendo en el recipiente de reacción otro gas que no participe en la reacción (lo que llamamos un gas inerte, como podría ser el helio u otro gas noble). En este caso, aunque aumenta la presión, también se disminuye la fracción molar de cada gas, sin modificarse la presión parcial ni la concentración molar de cada uno de ellos. En consecuencia, el equilibrio no se ve alterado.

Cambio en la temperatura:

Los cambios producidos en el equilibrio al variar la temperatura están relacionados con la entalpía de la reacción. Recordemos que si una reacción tiene una entalpía negativa será exotérmica, si su entalpía es positiva será endotérmica y si en un sentido desprende calor en el sentido inverso lo absorbe. Entonces:

  • Si aumentamos la temperatura del sistema, la reacción tenderá a compensar este exceso desplazando el equilibrio en el sentido en el que la reacción consuma calor, es decir, en el sentido endotérmico.
  • Si disminuimos la temperatura del sistema, la reacción tenderá a producir calor para compensar este efecto y se desplazará en el sentido exotérmico.

Este hecho se puede justificar mediante un estudio termodinámico, y se expresa matemáticamente mediante la ecuación de van’t Hoff:

ecuacion-van't-hoff-constante-equilibrio-temperatura-entalpia

Uso de catalizadores:

La presencia de catalizadores favorecerá la reacción al disminuir la energía de activación de la misma. Esto significa que aumentará la velocidad de la reacción, tanto en un sentido como en el contrario. Así pues, el uso de catalizadores no va a afectar a la situación de equilibrio pero sí favorecerá que éste se alcance más rápidamente.

Para entenderlo mejor, aquí van unos ejercicios resueltos.

Las sales minerales en los seres vivos

Cuando hablamos de sales minerales en los seres vivos nos referimos a todas aquellas moléculas inorgánicas de naturaleza iónica que aparecen en ellos, tanto en estado sólido o precipitadas, como en disolución o asociadas a otras moléculas.

Sales minerales precipitadas

Son las sales insolubles que aparecen en estado sólido cristalino en los seres vivos y que desempeñan funciones estructurales, protectoras o de sostén. Entre ellas encontramos:

  • Carbonato de calcio, que constituye el exoesqueleto de los artrópodos y de los corales, las conchas de moluscos o las espinas de los erizos de mar, además de endurecer los huesos y dientes de los vertebrados.
  • Fosfato cálcico que, junto con el anterior, se encuentra depositado en la matriz de los tejidos óseos de los vertebrados.
  • Silicatos, que aparecen en las estructuras de sostén de las gramíneas o en los caparazones de las diatomeas.

Sales minerales disueltas

Son aquellas que aparecen en el medio acuoso intracelular y extracelular disociadas en sus correspondientes iones.

Sus principales funciones son:

  • Mantener el grado de salinidad y la homeostasis (equilibrio del medio interno) de los organismos.
  • Regular la presión osmótica y el volumen celular: la entrada o salida de agua a través de la membrana plasmática depende de la concentración de sales en el interior y el exterior de la célula.
  • Generar potenciales eléctricos: la diferencia de concentración de determinados iones entre el interior y el exterior de la célula genera un potencial de membrana que resulta fundamental para el buen desarrollo de ciertos procesos, como la contracción muscular o la transmisión del impulso nervioso.
  • Regular la actividad enzimática, al asociarse a los sustratos o a las enzimas que participan en determinadas reacciones metabólicas.
  • Regulación del pH: las disoluciones amortiguadoras o tampón se encargan de mantener constante el pH del medio interno.
  • Funciones específicas, pudiendo estar asociadas a otras moléculas orgánicas.

Fenómenos osmóticos

La ósmosis es un fenómeno en el que se produce el paso o difusión de disolvente a través de una membrana semipermeable (permite el paso de disolvente pero no de solutos) desde una disolución más diluida hasta otra más concentrada (pues tienden a igualar las concentraciones de ambas disoluciones, es decir, sus presiones osmóticas).

osmosis

La membrana plasmática es semipermeable frente al agua, de modo que dependiendo de las características del medio se pueden dar tres situaciones:

  • Cuando una célula se encuentra en un medio hipotónico (tiene una menor presión osmótica o una concentración salina inferior a la del medio interno) tiene lugar una entrada de agua en la célula, con el consiguiente aumento de volumen. Se produce turgencia celular e incluso el estallido en el caso de las células animales.
  • Cuando una célula se encuentra en un medio hipertónico (con mayor presión osmótica o una concentración salina superior a la del medio interno) se produce salida de agua desde la célula al medio externo y disminuye su volumen. En las células vegetales puede conducir a la rotura de la célula o plasmólisis, al desprenderse la membrana de la pared celular.
  • Cuando una célula se encuentra en un medio isotónico (la presión osmótica o la concentración salina es igual a la del medio interno) y no se produce intercambio de agua.

Osmosis-hipertonico-hipotonico-isotonico

Los seres vivos han desarrollado sistemas de osmorregulación, para evitar los cambios de presión osmótica en su medio interno. Así, en los seres humanos la absorción de agua y sales se produce a través de la mucosa intestinal y su expulsión se produce de manera controlada a través de la orina.

Sistemas amortiguadores o tampón

El mantenimiento del pH es esencial para el correcto funcionamiento de la actividad celular, pues una alteración del mismo modificaría la estructura de las proteínas y de los ácidos nucleicos y afectaría a la capacidad de acción de las enzimas.

Los valores constantes de pH en los seres vivos se mantienen gracias a los sistemas tampón, y los más importantes son el sistema tampón fosfato y el sistema tampón bicarbonato:

Sistemas-amortiguadores-tampon

En el medio intracelular actúa el sistema tampón fosfato y en el medio extracelular lo hace el sistema tampón bicarbonato. Por ejemplo, cuando se produce un aumento en la concentración de protones, el equilibrio se desplaza hacia la izquierda, y si, por el contrario, se produce una disminución, el equilibrio se desplaza en sentido contrario.

Funciones de los principales bioelementos

oligoelementosoligoelementos2